El mejor trabajo del mundo

septiembre 9, 2019 por en categoría Artículos Etiqueta , , , con 0 y 0

Por:Leonardo Gutiérrez Giraldo– Coach y consultor internacional

 

Se ha preguntado si ¿es usted feliz en su trabajo?, seguramente si; con alguna frecuencia escucho personas que dicen tener el mejor trabajo del mundo, sin embargo, este grupo de personas es reducido y pareciera volverse ínfimo cuando se compara con aquellas que, caso contrario, manifiestan que el trabajo es eso, un trabajo, y “es tan maluco que hasta les pagan”. Pareciera ser que el grueso de la humanidad está condenada a una existencia infeliz fruto de su actividad laboral, lo paradójico es que tener demasiado tiempo libre – sueño de muchos-, no es garantía de tranquilidad y en muchos casos, puede llevar a la preocupación o el aburrimiento.

Disfrutar o no el trabajo y considerar que se tiene el mejor o peor trabajo del mundo, está asociado en ambos casos a un concepto medianamente nuevo para nosotros y el mundo empresarial en general, la felicidad. La búsqueda de la felicidad es una de las grandes empresas humanas que apenas empieza, ya que hasta hace unas pocas generaciones la esperanza de vida apenas si rondaba los cuarenta años, tiempo apenas suficiente para aprender a sobrevivir -si se sobrevivía a todo tipo de enfermedades aún desconocidas- para lograr al final, el propósito evolutivo de reproducirse y mantener la especie. En un lapso de vida tan corto, no se había desarrollado de manera plena un concepto de futuro, y mucho menos, un futuro que considerara tiempo para pensar en ser felices. Hace apenas un siglo, conceptos como niñez y adolescencia no existían, ya que se pasaba directamente de la infancia a la adultez, en consecuencia, el trabajo iniciaba a muy temprana edad y sólo terminaba con la desaparición del trabajador mismo. Luego, ser felices era una cuestión que se dejaba para después de la muerte y dependía de los dioses. Los cambios de la era moderna y los avances tecnológicos en el campo de la medicina han traído con ellos la prolongación de la esperanza de vida hasta fechas y edades antes reservadas de manera exclusiva para las tortugas galápagos, cambios que hoy nos permiten contar con más de cuarenta años adicionales para, por primera vez, preguntarnos cómo ser felices aquí y ahora.

La felicidad se ha convertido en un tema de análisis recurrente en el ámbito empresarial a partir del éxito de la psicología positiva impulsada por Martin Selligman en los noventas, dando un vuelco a la psicología tradicional que se enmarcaba en el estudio de los aspectos negativos del ser humano, para dar paso a temas tales como el bienestar laboral derivado de la felicidad en el sitio de trabajo y de cómo este último es afectado por la inclusión o no de la inteligencia emocional en las relaciones organizacionales.

Que usted y cualquier persona crean que su trabajo es el mejor del mundo, depende de aspectos tanto internos y personales, como de la forma en que su trabajo está diseñado para generar bienestar. Empecemos por definir la felicidad, ¿ya lo pensó? ¿le fue fácil encontrar un significado adecuado y convincente?, definir qué significa ser felices, es hablar de la subjetividad, ya que cada individuo valora diferentes cosas, y a estas en grados variables, así algunos valoran la libertad y otros la posibilidad de ser guiados; algunos disfrutan de ser reconocidos en público y otros prefieren y se sienten a gusto con no ser notorios, ciertamente, la felicidad como estado personal está determinada por el encontrar actividades enmarcadas en el tiempo, de las cuáles se disfrute y que permitan entrar en lo que los psicólogos positivos como Mihaly Csikszentmihalyi – sí, está bien escrito y es impronunciable- denominan el “estado de flujo”, esa sensación fantástica en la cual cada persona encuentra que el tiempo vuela mientras realiza una actividad determinada y que, como recompensa le otorga una sensación de bienestar y placer, en síntesis, es feliz.   Cuando estamos activos y nos sentimos útiles, nos sentimos también, más felices, así que la forma en que empleamos nuestro tiempo a la larga determina nuestros propios niveles de felicidad. Ser feliz a nivel personal es una tarea exigente de llevar a cabo, y difícil de concretar, cuando nuestros hábitos y condicionamientos nos impulsan a ver más lo malo que lo bueno en cada día de nuestras vidas.  Un día común como cualquier otro, involucra momentos de ansiedad, enfado o aburrimiento, no obstante, cuando encontramos un espacio para desarrollar una actividad que nos hace “fluir”, aquella en la que el tiempo parece detenerse y las horas se hacen minutos, nuestro día se hace brillante por la felicidad que se genera de manera posterior; vivir una vida brillante es posible, para empezar a ser felices es recomendable:

a) Encontrar una razón de peso para desarrollar nuestro trabajo ya que allí ocupamos una gran porción de nuestro tiempo y, entender cual es el propósito del mismo, es decir, ¿Para qué lo hago? La respuesta no debería ser para ganar dinero o sobrevivir, la pregunta hace referencia a ¿cuál es la contribución que usted hace a la sociedad con su trabajo?;

b) Comparta tiempo con su familia y amigos, los humanos somos seres sociales por naturaleza y estos dos grupos, son las redes sociales por excelencia, cree más conexiones sociales, encuestas han demostrado que personas que tienen alrededor de cinco amigos con los que pueden discutir temas importantes se comportan y sienten más felices;

c) Duerma, duerma el tiempo suficiente para descansar de verdad, esto implica apagar pantallas y evitar sucumbir a la tentación de revisar las otras redes sociales, que a propósito, contienen a pocos amigos reales y,

d) Vea la felicidad como un estado ánimo permanente que se construye y no como una posibilidad que se gana al final de su tiempo vital.

Garantizar que el trabajo sea una actividad que permita entrar en estado de flujo, depende de usted, escogiendo hacer lo que disfruta y encontrando un sentido a lo que hace para verlo no como una simple labor, sino como un propósito de vida, por otra parte, es también responsabilidad de la empresa, los empleadores y sus representantes lograr que cada colaborador tenga el mejor trabajo del mundo. Por esta razón, lograr el bienestar de los empleados en la empresa requiere de factores como un buen clima laboral, mantener la motivación, un adecuado y cómodo espacio de trabajo, la oportunidad de contar con un plan de carrera y, el reconocimiento de las labores realizadas y sus logros personales.

Y ahora, ¿Qué esta haciendo hoy para tener el mejor trabajo del mundo?

 

Leonardo Gutiérrez Giraldo

Master Coach, Coach Profesional y Comercial

certificado por la Global Coaching Federation

NLP – Master International Association for NLP de Suiza

Consultor Internacional certificado por Bureau Veritas

Sinergia Consultoría Organizacional

leonardo@sinergiaconsultoria.net

Twitter: @leogutierrezg

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Todos los derechos reservados SINERGIA CONSULTORÍA EMPRESARIAL 2021